Carlos Eduardo Zavaleta (Caraz, 1928)

Escritor, ensayista, traductor y periodista cultural. Miembro notable de la Generación del 50, es profesor de la Facultad de Literatura de la Universidad de San Marcos. Ha tenido además una prolífica carrera diplomática, y es autor de numerosos libros. Entre los más conocidos están: Los Ingar; El Cristo Villenas; Un joven, una sombra; Pálido, pero sereno, entre otros, por los cuales ha ganado significativos premios.

 

 

 

 

 

ññ

Cinco cuentos brevísimos (inéditos)

por Carlos Eduardo Zavaleta
 
 

Los cuentos que presentamos a continuación son cuentos inéditos del escritor peruano Carlos Eduardo Zavaleta. Fueron seleccionados del total de 25 que conforman el libro, próximo a editarse, Relatos brevísimos.

La envidia
El abrazo del oso
Amor paralelo
Mesas sucesivas
El montañista


EL AMOR PARALELO
(Tiempo estimado de lectura: 3')

¿Conoce el hombre a su mujer?

Una pareja de esposos solía ir cumplidamente a la misa dominical. Un domingo, el último, en medio de la música del coro ella salió de la banca y avanzó a comulgar junto con decenas de creyentes; el marido quedó sentado y desde esa comodidad miró vagamente la cola de fieles, que finalmente se adelgazó y como que desapareció ante el marido distraído y rutinario, para quien casi no había sorpresas.

Pasaron los minutos y él empezó a preocuparse, pues la mujer no volvía a la banca, cuyo sitio vacío comenzó de súbito a crecer y quizá a brillar, mientras el hombre hacía lo imposible por detener sus nervios, su desazón.

Cuando comprobó que ella no había salido por ninguna de las grandes puertas, corrió a la sacristía y pudo trasmitir su miedo y al fin su desesperación.

El sacristán, hombre austero y paciente, le ayudó a buscarla nuevamente, esta vez en torno al templo y preguntando a los últimos fieles que ya tomaban taxis o se alejaban a pie.

—Tranquilícense —dijo el sacristán—. Nada ganamos con los nervios. Antes de avisar a la policía, dígame si es ésta la primera vez que ella...

—Sí, así es; nunca antes había sucesido.

—¿Dice usted la verdad?

—Por supuesto.

—Pues no quiero asustarlo, pero hay algunas esposas que salen y toman un curioso camino paralelo, paralelo a éste.

—¿Qué quiere usted decir?

—Que siguen muy cerca de sus maridos, que quizá los ven a diario, pero como siguen un camino paralelo es imposible que vuelvan a encontrarse.

© Carlos Eduardo Zavaleta, 2003 descargar pdf

 

Página 4 de 5

[ 1 - 2 - 3 - 4 - 5 ]

 

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2004
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting