El Boletín Titikaka se convierte en una antología de comentarios que destacan la sensibilidad emergente de raigambre andina, enmarcada prontamente en el ideario izquierdista de y, particularmente, en el suceso del muralismo mexicano, claro producto estético de la revolución de 1910.

 

 

La vocación continental del Boletín Titikaka (1926-1930)

por Giancarlo Stagnaro
 
 

Resulta significativa la aparición facsimilar del Boletín Titikaka (BT), publicación que desde 1926 hasta 1930 propuso difundir y discutir la vanguardia intelectual de entonces desde la ciudad de Puno, encabezada por el movimiento Orkopata. Debemos esta edición al esfuerzo de Dante Callo, profesor de literatura de la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa.

Y decimos significativa no por el solo hecho de tratarse de un documento de gran envergadura histórica, sino porque el BT alcanzó una dimensión continental. En sus páginas vertieron sus plumas poetas e intelectuales de toda América Latina. Este artículo viene a realzar precisamente el horizonte de diálogo cultural que entabló el BT con el resto de países latinoamericanos y la trascendencia que esto implica para la cultura peruana, sobre todo en nuestros días.

El boletín inicia su primera época en agosto de 1926 y concluye dos años después. La segunda comienza en diciembre de 1928 y culmina en agosto de 1929, salvo el número de 1930. Para Churata y el grupo Orkopata, se trató de una riquísima experiencia de intercambio intelectual y literario con sus pares limeños y de América Latina. Esta marca se aprecia desde el primer ejemplar, apenas dos hojas mimeografiadas, que dan cuenta de la resonancia alcanzada por el poemario Ande, de Alejandro Peralta, hermano de Churata. "Ande y la opinión de América" se titula el primer artículo del BT, en el cual se deslizan las impresiones que ha provocado este libro de sentir autóctono e indigenista. Hasta julio de 1927, durante doce entregas, el BT recoge las elogiosas reseñas sobre Ande, gracias a una eficaz estrategia de canje con revistas latinoamericanas e incluso europeas. El BT se convierte en una antología de comentarios que destacan la sensibilidad emergente de raigambre andina, enmarcada prontamente en el ideario izquierdista de y, particularmente, en el suceso del muralismo mexicano, claro producto estético de la revolución de 1910. De ahí la militancia indoamericana e indigenista a la que se suscribe el BT.

De este modo, la cuestión indígena abordada desde una perspectiva estética resulta central para la línea editorial del BT. Para los Orkopata, la identidad artística es el espejo más contundente de los pueblos agobiados por el "imperialismo estético". Confróntese con las notas publicadas de setiembre de 1927 en adelante: "Indoamericanismo estético", "Hacia nuestra propia estética", "Camino estético", "Neoindianismo", entre otros.

Durante su segunda etapa, el BT se inclina hacia la problemática educativa y política ocupan un mayor espacio. También la gramática, con la asunción de una revaloración de una lengua mestiza que incluya caracteres del quechua, aymara y español. El esteticismo de los primeros números parece haber dejado paso a un acercamiento etnológico a la cuestión indígena.

 

Página 1 de 2

[ 1 - 2 ]

 

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2004
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting