La carrera de literatura, tanto en la PUCP como en la UNMSM, está dirigida a formar investigadores (...). Sin embargo, la gran mayoría de sus postulantes aspira a ser escritor o docente

 

 

Estudiar Literatura en el Perú (Parte 2)

por Giancarlo Stagnaro y Mario Granda
 
 

La palabra "estudiar" es prácticamente la columna vertebral de la cultura occidental. Se percibe como un deber, como una moral, y la escuela y la universidad se encargan de repetir este concepto. Sin embargo, ¿es necesaria una preparación especializada para estudiar la literatura? ¿Hay que aproximarse a ella de esta manera para poder percibirla, sentirla? Si bien es cierto que una educación promedio nos permite aproximarnos al fenómeno literario, en estos días de especialización tecnológica, los objetos de estudios son definidos de acuerdo con criterios metodológicos distintos unos de otros.

En la primera parte de nuestro artículo, anotábamos que la literatura implica, a través de su lectura o escritura, un crecimiento personal. Sin embargo, también vimos que a este acercamiento se le contrapone un conocimiento institucional que se origina en las universidades y en el entorno académico peruano. La literatura se ve, por lo tanto, literalmente partida por ambas corrientes —estudiar y sentir— y cada vez más lejos de una integración y complementación más enriquecedora.

La carrera de Literatura, tanto en la Católica como en San Marcos, está dirigida a formar investigadores; así lo determinan y lo confirman sus programas. No obstante, la gran mayoría de sus postulantes aspiran a ser escritores o docentes. ¿A qué se debe este malentendido? Se podría decir fácilmente que la universidad no está involucrada en el tema, ya que en ningún momento se propone formar escritores o docentes. ¿Acaso esta realidad no es suficiente como para atender dicha situación?

Una carrera por definir

En años recientes, se ha iniciado una serie de investigaciones para determinar las vocaciones del estudiantado universitario de las carreras de Literatura. Una de las primeras fue una encuesta (1) hecha a los estudiantes de los primeros y últimos ciclos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), motivada por un período de crisis que atravesaron los estudios literarios en esta universidad. De acuerdo con la investigación, 27% de los alumnos ingresaron para ser escritores y otro 23% para ser docentes, mientras que un 37% aspiraba a crítico literario. En otra investigación, realizada por Miguel Ángel Huamán a los alumnos del segundo año de Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) (2), se revelan algunas respuestas que, según el análisis realizado por el propio autor, son calificadas como "iluminadoras". Un 42.43% postula a la carrera para ser escritor, 26.82% porque le gusta y un 7.8% para ser profesor.

Ahora tenemos que preguntarnos: ¿por qué este fenómeno? Y aquí es necesario hacer una distinción entre lo que es propiamente el programa de la carrera de Literatura y la forma en que se presenta. Miguel Ángel Huamán fundamenta sus hipótesis de trabajo en el capital simbólico que se le otorga a los escritores consagrados en el mercado literario peruano y mundial:

Los jóvenes que estudian literatura expresan un imaginario que ve tras las figuras de los escritores peruanos más conocidos en los últimos años (Mario Vargas Llosa, Julio Ramón Ribeyro, Alfredo Bryce o Jaime Bayly) sujetos que se han constituido en individuos libres. Individuos con espíritu crítico y libertad de opinión, que el poder autoritario o la prepotencia ideológica les resulta muy difícil o casi imposible avasallar. (3)

Huamán fundamenta el supuesto prestigio del escritor en un individuo que ha conseguido vivir de su producción y que se establece como modelos a seguir por aquellos que desean ser escritores, guiándose a través de estos denominados sujetos transfigurados en espíritus libres para desprenderse de la ideología dominante —esto es, el discurso del marketing de la universidad privada que promociona las denominadas profesiones liberales y que forma "perilleros y digitadores" (4). La práctica de la escritura se define como una alternativa posible y conduce a quienes la ejercen a "la identificación de ser triunfadores". Huamán sustenta sus conclusiones en un discurso que se pretende opuesto al dominante, pero que curiosamente se basa en los presupuestos del éxito del escritor —un marketing literario, al fin y al cabo— para configurar así la posición "heroica" del estudiante de literatura.

En dicho artículo se menciona que el trato que tienen los alumnos de secundaria con las obras literarias "ha incentivado su capacidad interpretativa y crítica, por ello su espontánea y asombrosa capacidad por la investigación" (5). En realidad, esto es todo lo contrario, tal como lo puede determinar un simple análisis de los sílabos en los colegios, sean estatales o particulares. Los alumnos de secundaria siempre leen obras literarias; casi o nunca textos académicos o analíticos. Por esta razón, cuando llegan a la universidad, después de haber superado los siempre dificultosos estadios de preparación preuniversitaria, se sorprenden con las trabas para comprender textos rigurosamente científicos. De igual modo, la lectura literaria ayuda a los lectores a tener buena memoria para las secuencias narrativas, pero no para el análisis o la interpretación. Y éste sí es un grave problema si se anhela seguir una carrera universitaria con cierto mérito. (6)

_______________

* Esta es la continuación del artículo previo, publicado en el número 2 de la revista. Haga click aquí para leerlo

(1) Aparecida en: Dédalo. Revista de lingüística y literatura. Año II, Nº 1, junio de 1995; pp. 5-12.

(2) Miguel Ángel Huamán. "La literatura o la individuación imaginada". En: Hueso Húmero, Nº 34, 1999; pp. 185-194.

(3) Op. cit., p. 191.

(4) Ibíd.

(5) Ibíd.

(6) Esto se debe a múltiples razones, entre otras: la insuficiencia del colegio para lograr la cabal interpretación de textos, la imposibilidad de los centros preuniversitarios por suplir esta carencia y la desatención de la universidad por no entender este problema en su correcta dimensión.

 

Página 1 de 3

[ 1 - 2 - 3 ]

 

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2004
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting