Los premios te embarcan en la vida real. La poesía es esa cosa que tú tienes hasta que te lanzas al público, y tienes que empezar a aceptar el hecho de verte confrontado ante la lectura pública

 

 

____________________________________________________________

La poesía y los premios

 

 

El 12 de julio del presente año el poeta peruano Antonio Cisneros recibió de manos del Presidente de Chile el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. En la ceremonia de premiación, celebrada en Santiago de Chile, consistió de un diploma, una medalla y un cheque por 30 000 dólares, que lo convirtió en el sexto ganador de este tan importante galardón.

A su regreso a Lima, la Revista El Hablador le pidió al poeta que nos contara la historia alrededor de los premios que recibió por Comentarios Reales (1964) y Canto ceremonial contra un oso hormiguero(1968), que obtuvieron el Premio Nacional y el Premio Casa de las Américas, respectivamente. “Tienen que haber premios”, dice el poeta perteneciente a la generación del 60, pues “los premios hacen bien al cuerpo, al alma”.

Entre los otros libros de poesía de Antonio Cisneros se encuentran “Agua que no has de beber” (1971), “Como una higuera en un campo de golf” (1972), “El libro de Dios y de los húngaros” (1978), “Crónicas del Niño Jesús de Chilca” (1981, por el que recibió el Premio Rubén Darío) y “Monólogo de la casta Susana y otros poemas” (1986). Entre sus obras en prosa, que reúnen crónicas de viaje y artículos periodísticos, ha publicado “El arte de envolver pescado” (1991), “El libro del buen salvaje” (1995 y 1997) y “Ciudades en el tiempo” (2001).

 

Noviembre, 2010

 


© Mario Granda, Johnny Zevallos y Juan Francisco Ugarte, 2010
Edición: Carlos Tabja

 

home / página 1 de 1

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2010 | ISSN: 1729-1763
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting